Tus sueños también son los de Hábitat

En Hábitat brindamos la oportunidad de acceder a una vivienda adecuada a todas las personas trabajadoras. Contamos con voluntarios locales en todo el país, ellos apoyan a los afiliados a brindar información a personas que necesitan una vivienda. Es así como Idania Tiúl, de Carchá Alta Verapaz, se entera de los servicios que presta Hábitat para la Humanidad.

Idania nos cuenta que hace 4 años se casó y junto a su esposo estuvieron viviendo en la casa de su mamá y sus tres hermanos. La casa hecha de madera, lámina y nylon les cobijó durante una temporada, sin embargo, al momento en que tuvieron a su primer hijo, el espacio con el que contaban cada día se les hacía más reducido.

Hace unos meses Idania se enteró que estaba embarazada, y la  preocupación de que iban a ser 4 integrantes en su familia y no tenían el espacio en donde estar cómodamente, la obligó a empezar a buscar ayuda. Ella y su esposo creyeron que el tener una vivienda solo iba a quedar como un sueño, ya que se acercaron a varias instituciones solicitando créditos pero se les hacía imposible aplicar por las cuotas tan altas que tendrían que pagar; sin embargo, gracias al miembro del Comité local de Hábitat, con mucha fe decidieron acercarse a nuestra oficina en  Alta Verapaz en donde se les informó sobre las cuotas que tendrían que pagar y decidieron construir su vivienda con nosotros.

A los 7 meses de embarazo Idania inició una nueva etapa de su vida obsequiándoles a sus dos hijos la seguridad y estabilidad de un hogar en donde podrán disfrutar momentos llenos de felicidad.

“Me siento muy feliz de contar con mi casita, todo es confiar en Dios y tener fe en lo que queremos.  Agradezco a Hábitat por apoyarme en cumplir nuestro sueño”.

Construyendo sueños – Familia Reyes Gutiérrez

Desde hace 40 años trabajamos en la construcción viviendas para familias que día a día trabajan arduamente por mejorar su calidad de vida. Cada una de las personas que se unen a nuestros proyectos tiene una historia única que contar como sus anécdotas durante el proceso de construcción, sus sueños y sus motivaciones para salir adelante. Son estas historias que nos mueve a seguir trabajando por un mejor país.

Doña Berta junto a su esposo Leonel y sus tres hijos viven en Ixcanal municipio de San Agustín Acasagustlán, en donde hace años construyeron su vivienda hecha con bajareque, lámina y nylon que durante el invierno sufrían con goteras y lodo adentro de su casa; siempre soñaban con tener algún día una vivienda segura para sus hijos y que cada uno posea un espacio adecuada para convivir como familia.

 

Harris, uno de los hijos de Doña Berta se acercó a nuestra oficina en El Progreso en donde le explicaron los requisitos para construir una casa, no pasó mucho tiempo de la visita cuando la construcción de su nueva casa comenzó. Gracias al apoyo de voluntarios extranjeros que con mucho entusiasmo apoyaron a la familia, que en cuestión de un mes ya se había terminado la construcción.

Ahora la familia finalmente tiene el espacio que se merecen, se sienten felices y muy alentados cada mañana al despertar en su nuevo hogar.

“Agradecemos a Hábitat y a los Voluntarios por hacer nuestro sueño realidad, ahora tenemos un hogar resistente con un espacio cómodo en donde poder estar.” Familia Reyes Gutiérrez

Construyendo sueños – Lidia Villela España

La felicidad de invertir en una vivienda propia es la mejor sensación que una persona puede tener y es uno de los primeros sueños que se desea cumplir. Doña Lidia con 64 años de edad residía en Chiquimula en donde pasó 28 años alquilando un cuarto muy pequeño en un edificio que era de una amiga.

Ella soñaba con tener una casa propia y no se daba por vencida, a pesar de ser una persona mayor y no contar con un trabajo estable, siempre buscaba como pagar el alquiler e investigaba como poder construir su vivienda, como ella dice “nunca me daré por vencida, de hacer mi sueño realidad”

Fue así como por medio de una conocida quien construyó su casa con Hábitat, le contó acerca de nuestra organización y como podíamos ayudarla. Un día Doña Lidia decidió acercarse a nuestra oficina en Zacapa, en donde le brindaron toda la información de como adquirir una vivienda y al enterarse que las cuotas eran accesibles la alegría la invadió y supo que obtener una vivienda estaba más cerca que nunca.

Después de 2 meses de haberle entregado su casa gozá de un espacio más amplio, seguro, estable y con los servicios necesarios con lo que antes con dificultad contaba.

“Doy gracias a Dios y a Hábitat por darme la oportunidad de contar con mi casita, me siento muy contenta de saber que ahora puedo estar más cerca de mi familia y que esta casa será mía” – Lidia Villela España.

Emilia Mejía – Canoítas, Santa Rosa

El pasado fin de semana se tuvo la oportunidad de apoyar a la familia de Doña Emillia Mejia López en la aldea Canoítas, Santa Rosa para que ella y los integrantes de su familia mejoren su calidad de vida con una estufa mejorada, la cual se construyó con la ayuda de voluntarios de Fundación Telefónica.

Doña Emilia originaria de la comunidad Canoítas, y desde los 8 años cocina con leña, tanto tiempo de cocinar a fuego abierto ha provocado que sufra de tos e irritación de ojos. Gracias al apoyo del comité local se enteró de que Hábitat para la Humanidad Guatemala estaría apoyando a familias con estufas mejoradas.

Nuestras estufas están diseñadas para aprovechar al máximo la energía que genera la leña, reducir el riesgo de quemaduras, minimizar el consumo le leña, lo cual beneficia también la economía del hogar y lo más importante mejorar la salud de las familias ya que le humo sale de los hogares. Estas estufas se construyen con materiales del lugar como el adobe, arcilla fibras naturales, y cuentan con una plancha de metal que contiene tres hornillas y una chimenea.

Construyendo sueños – Clementina Tista López

Una vivienda segura y permanente cambia vidas, en Guatemala hay más habitantes que espacios adecuados en donde vivir y este es un problema que afecta especialmente a las personas que viven en extrema pobreza. Cada año en Hábitat para la Humanidad Guatemala, trabajamos para llegar a cada una de las comunidades, nuestra visión no sólo es construir viviendas sino también mejorar la calidad de vida de las personas.

Doña Clementina Tista López propietaria de una vivienda Hábitat junto a sus 3 hijos se dedican a la agricultura, ellos residen en la comunidad El Durazno, Baja Verapaz, anteriormente vivían en una casa hecha con materiales como cartón, nylon, lámina y madera, y por ello sufría con las goteras en el techo y lodo dentro de su vivienda.

Doña Clementina se enteró de nuestra labor por medio de las capacitaciones que se brindan en las comunidades aledañas, con mucha esperanza y entusiasmo decidió acercarse a nuestras oficinas en donde le hablaron sobre cómo acceder a una de vivienda, ella y sus hijos nunca perdieron la esperanza de ver su sueño hecho realidad y siguieron luchando por tener su casa, hace dos meses y medio a  Doña Clementina se le hizo la entrega de su vivienda, ahora ella y sus hijos se encuentran viviendo en un entorno seguro y saludable.

Doña Clementina se encuentra muy feliz por la oportunidad de tener una vivienda nueva en la cual puede compartir con su familia día a día. “Doy gracias a Dios por mi casita y a Fundación Hábitat por darme la oportunidad de tenerla.” Clementina Tista López.

 

 

Albina Chacón – Canoítas, Santa Rosa

La comunidad de Canohitas se encuentra ubicada en el departamento de Santa Rosa, el acceso a la misma es limitado lo cual afecta a las personas,  ya que para recoger leña deben caminar hasta 3 horas. Los pobladores de la comunidad se dedican a la agricultura o a la  albañileria y la mujeres en su mayoría son amas de casa.

Doña Albina Chacón junto a su esposo y 7 hijos han crecido en la comunidad, siempre ha cocinado a fuego abierto y todos los días hace tortillas para su familia. Doña Albina nos cuenta que hace 4 meses su hija de 13 años sufrió una quemadura en el brazo por tal razón cuando se enteró  por parte del COCODE de los programas de Hábitat ella decidió aplicar para la mejora de su hogar y la salud de su familia.

“Me siento muy contenta y agradecida con Hábitat y Fundación Telefónica por esta ayuda que la comunidad está recibiendo.” Albina Chacón. 

A través de nuestros programas hemos atendido a los sectores más vulnerables de la población, cada producto es pensado para mejorar la calidad de vida de las familias; el Filtro Purificador combate la problemática del consumo de agua contaminada y con el programa de Estufas Mejoradas se ha logrado reducir el 44 por ciento del consumo de leña y a la vez se reduce la contaminación del medio ambiente.

En Hábitat para la Humanidad Guatemala buscamos sensibilizar y apoyar a las familias en pobreza a través de cada uno de nuestros programas, queremos influir en la participación ciudadana para que cobren conciencia de lo importante que es brindar ayuda a las personas que más lo necesiten, porque queremos una Guatemala mejor.

Construyendo comunidades saludables

En las familias guatemaltecas la cocina es el centro de convivencia en la cual se comparten historias y anécdotas que llenan de alegría a los hogares. En Guatemala, son muchos los hogares que cocinan a fuego abierto, los principales efectos que tiene cocinar de esta forma son las quemaduras, enfermedades pulmonares e infecciones respiratorias, así como enfermedades de la piel y ojos siendo las mujeres y niños los más afectados.

Doña María Violeta Matías nos comparte que lleva 40 años cocinando a fuego abierto y le ha afectado en su salud y la de su familia. Cuenta que no se podía permanecer en la cocina por el humo que se acumulaba.

“Me siento feliz con esta nueva estufa mi casa ya no se llena de humo y me ahorro dinero en leña y ya no nos vamos a enfermar, ahora puedo compartir más tiempo con ellos mientras cocino.” – María Matías

En Hábitat para la Humanidad Guatemala nos hemos interesado en ayudar a familias que cocinan a fuego abierto y así reducir el 95 por ciento de humo dentro de la vivienda, asimismo nuestro programa de Estufa Mejorada permite la reducción de consumo de leña lo cual mejora la economía y la salud de familias guatemaltecas.

Miguel Ángel Arana – Las Lomas, Chimaltenango

La aldea Las Lomas se encuentra a 30 minutos de la cabecera departamental de Chimaltenango, en automóvil, el acceso a la comunidad es un poco difícil ya que no cuentan con un servicio de bus con el que se puedan movilizar.

Los pobladores, se dedican a la agricultura, al trabajo de limpieza de hogares, lavado y tortillerías. Actualmente las viviendas están construidas de láminas, madera, nylon y son pocas las viviendas que cuentan con paredes de block.

Don Miguel Ángel Arana, su esposa y sus dos hijos viven en condiciones de extrema pobreza, él se dedica a la agricultura, por lo que con mucho trabajo logran salir mes a mes. En su casa se cocinaba con fuego abierto, debido a ello no podían permanecer en la cocina, ya que el exceso de  humo llenaba todo alrededor, lo que causaba que sufrieran de enfermedades respiratorias y de los ojos.

Don Miguel Ángel se enteró de nuestro proyecto Salud a mi Casa, gracias a Don Rafael quien forma parte del comité local de Las Lomas,  él le comento sobre nuestra labor y aplicaron a una mejora a su hogar.

Nuestro proyecto Salud a mi Casa, consiste en atender a las personas a través de soluciones de bajo costo que satisfacen las necesidades básicas de la familia. Con este proyecto se contribuye a la reducción de enfermedades respiratorias, gastrointestinales y contaminación.

Por parte del voluntariado de la empresa Cemaco se realizó la construcción de estufas mejoradas a la familia de Don Miguel Ángel Arana, con este beneficio esperamos que la familia mejore la salud de cada integrante de su familia  y así su calidad de vida.