Asistencia Humanitaria para la familia Solís

Hábitat para la Humanidad Guatemala con el apoyo de los colaboradores de la oficina de Huehuetenango implementaron un proyecto de Asistencia Humanitaria para beneficiar a la familia Solís, ubicada en Cantón Sector Cuatro del Municipio de Aguacatán.

Se realizó un proceso de evaluación y acercamiento con la familia, debido al riesgo que presentaba el terreno donde vivían, se vieron forzados a trasladarse. Con el apoyo de familiares y amigos compraron un nuevo lote, en donde se comenzó a trabajar en la nueva solución habitacional.

Para la implementación del proyecto se le entregó a la familia los siguientes productos:

  • Vivienda híbrida.
  • Filtro purificador de agua.
  • Letrina de pozo ventilado.
  • Estufa mejorada.
  • Voucher de despensa.

Se realizaron las siguientes acciones:

➢ Evaluación del terreno para verificar el nivel de riesgo existente.

➢ Validación de la familia y registro en el sistema.

➢ Cotización de materiales de construcción.

➢ Elaboración de vales de compra de materiales de construcción.

➢ Traslado de materiales de construcción a la comunidad.

➢ Contratación de Mano de Obra

 

Proceso constructivo

En la verificación de las condiciones del terreno, se establecieron características como: accesos vehiculares, pendiente del terreno, amenazas internas y externas, servicios existentes etc. asimismo se le indicó a la familia beneficiada, cuál sería su participación en el proceso de construcción, específicamente en el aporte de mano de obra no calificada, traslado de materiales y almacenamiento.

En el proceso constructivo, se utilizaron materiales de calidad, respetando las especificaciones técnicas emitidas en los planos constructivos respectivos.

Se realizaron tres visitas técnicas estratégicas por parte del Asesor Técnico Constructivo de la oficina de Huehuetenango, con el objetivo de poder cumplir con la asesoría a las familias y garantizar la calidad de la construcción.

La vivienda híbrida construida, está conformada por dos ambientes y un corredor, la base constructiva es de mampostería de block, en varios muros se combina con material prefabricado Durock, principalmente en la división de los ambientes y en la fachada principal.

________________________________________________________________________________________________

Hábitat para la Humanidad Guatemala trabaja en proyectos de Asistencia Humanitaria para apoyar a familias en situaciones de emergencia por desastres de origen natural y/o causados por el ser humano, a través de soluciones habitacionales para las personas damnificadas.

 

Contacto

Juan José Maldonado.
Coordinador de Prevención y Reducción de Riesgo de Desastres.
jmaldonado@habitatguate.org

 

Familia Ratzan

Domingo, su esposa Petronila y sus cuatro hijos, viven en la comunidad de Tzamchaj, Santiago Atitlán, Sololá. Domingo trabaja como pescador, mientras que Petronila hace artesanías y se ocupa de las tareas de la casa.

Cuando Gaspar nació, la familia descubrió que había nacido con una discapacidad intelectual. Esto causó varios inconvenientes a la familia, ya que sufrieron la discriminación de la comunidad. Pero siguieron juntos y unieron fuerzas por Gaspar.

Más tarde, se enteraron de la existencia de ADISA, empezaron a asistir cuando tenía dos años y lo operaron a los tres.  Desde entonces, asiste a ADISA una vez a la semana a terapia. «Queremos que Gaspar tenga una vida normal, me gustaría que siguiera estudiando y se convirtiera en un profesional», menciona Domingo.

Cuando le preguntamos a Gaspar qué quiere hacer cuando sea mayor, responde «Quiero ser pescador, como mi padre».

La familia solía vivir en una casa en mal estado, construida con láminas y suelo de tierra.  Cuando el viento era demasiado fuerte, tenían que atarlas con una cuerda. Todos tenían que dormir en el suelo. Además, su estufa estaba en mal estado, lo que les hacía padecer enfermedades respiratorias.

Gracias al apoyo de ADISA, ¡Hábitat para la Humanidad Guatemala ha podido construir una nueva casa para esta familia! permitiéndoles tener acceso a un espacio seguro y limpio, no sólo para los niños, sino para todos. Cuando hicimos la segunda visita, Gaspar estaba en la escuela, pero dejó sus saludos con su familia.

«Estamos muy contentos y agradecidos con nuestra nueva casa; mis hijos están seguros. La casa es grande y está iluminada», menciona Domingo. «Ahora tengo suficiente luz y un espacio cómodo para hacer mis artesanías», añade Petronila.

La familia comparte un mensaje para los donantes: «Las palabras no son suficientes para darles las gracias a todos, en nombre de mi familia. Gracias».

Mejorando la salud a través de la vivienda digna

Ángela Pirir Cuc (26) es madre soltera de tres hijos: Selvin Adolfo (10), Lesly Paola (7) y Gerber (5). Viven en una pequeña casa en la comunidad de Santa Marta, Sumpango, en el departamento de Chimaltenango.  

Ángela se ocupa de sus hijos y de las tareas del hogar. Además, trabaja como jornalera en el campo. Sus dos hijos mayores van a la escuela pública local. Están en tercero y primero de primaria.   

Al compartir su historia familiar, Ángela comenta que Gerber ha pasado por varias fases médicas en su corta vida. Empezó a tener convulsiones de bebé y le diagnosticaron epilepsia. Más tarde, al seguir perdiendo peso y presentar otros síntomas, le diagnosticaron una enfermedad renal. Comenzó entonces su tratamiento de diálisis en el Hospital Nacional Roosevelt, en Ciudad de Guatemala. Además, a Gerber se le han diagnosticado varias enfermedades, entre ellas parálisis y síndrome de Down.   

Como la familia no tenía una habitación segura para que Gerber recibiera su tratamiento de diálisis, el municipio les proporcionó una. Actualmente, la familia sigue teniendo que viajar a la ciudad para el seguimiento médico de Gerber.  

Con el apoyo de Fundanier y Bridge of Life, Gerber puede ahora recibir diálisis en casa. La sala de diálisis peritoneal está construida con bloques de hormigón, madera, suelo de cerámica, paneles solares y los accesorios necesarios y adecuados para realizar la diálisis de Gerber en un espacio libre de bacterias.   

Ángela comparte: «Ahora estamos mucho mejor. El espacio es más adecuado y seguro. Antes, tenía que calentar las bolsas que necesitaba, con agua caliente o con la luz del sol. Ahora tengo el equipo y el espacio adecuados, y puedo ahorrar tiempo para cuidar de Gerber». A la familia le gusta cómo ha quedado la nueva habitación, con el suelo nuevo y con los adornos que les han hecho los voluntarios. «Me apoyan proporcionándome material de higiene, y mi hermana también me ayuda todos los días con Gerber, preparándole la comida y haciéndole la diálisis, sobre todo cuando tengo que trabajar. Somos muy afortunados», añade Angela.  

A Angela le gustaría compartir el siguiente mensaje con los voluntarios y donantes: «Gracias a Dios por ponerlos en mi camino. Que Dios les bendiga por este esfuerzo que nadie más hace por nosotros. Cada día rezo para que estén bien y puedan ayudar a más personas como nosotros. Muchas gracias».  

Más información

Diana Reyes

Coordinadora de Comunicaciones

Hábitat para la Humanidad Guatemala

DReyes@habitatguate.org

Sorteo rifa nacional “Construyendo Futuros”

Hábitat para la Humanidad Guatemala realizó el sorteo de la rifa nacional “Construyendo Futuros” con el objetivo de mejorar la calidad de vida de familias guatemaltecas de escasos recursos a través de la construcción de viviendas nuevas en distintos departamentos del país.

Hoy 5 de diciembre es el Día Internacional de los Voluntarios, en el marco de esta conmemoración se realizó la actividad para reforzar nuestro principio de ayuda mutua, en donde los voluntarios nacionales e internacionales se involucran directamente en la transformación de vida de todas las familias a las que se impactan.

Aproximadamente el 50% de la población en América Latina y el Caribe vive en una vivienda que no es segura o no cuenta con las condiciones necesarias para ser habitada. Para contribuir a reducir esas carencias, la rifa nacional “Construyendo Futuros” es un proyecto que buscó la participación e involucramiento de todas las personas de la comunidad para transformar la vida de varias familias.

Hábitat para la Humanidad Guatemala ha construido 55 mil viviendas, ha realizado más de 22 mil mejoramientos y contribuido con más de 66 mil PAEP (Programas de Extrema Pobreza); y durante sus 43 años de labor ha convocado a las personas a construir viviendas, comunidades y esperanzas para las familias que viven en condiciones de vulnerabilidad. Gracias al apoyo de empresas, instituciones y personas voluntarias comprometidas con el desarrollo del país.

Los premios por cada rifa son los siguientes:

  • Motocicleta
  • Refrigerador
  • Televisión 40”
  • Estufa de gas

“Como Hábitat estamos muy contentos de poder contribuir a la reducción de estas privaciones, esto nos permitirá beneficiar a más personas en extrema pobreza que no cuentan con una vivienda como servicio básico y derecho humano.

Agradecemos a nuestros patrocinadores: Multiblocks, Honda, Centro Comercial  Parque las Américas – Grupo Íntegro y Banrural, ya que, a través de su compromiso y confianza, podemos llevar más soluciones habitacionales a  nuestros futuros propietarios”, expresó Delorean Randich, director nacional de Hábitat para la Humanidad Guatemala.

 

Más información:
Glenda Castro

Directora Desarrollo de Recursos Nacionales

Hábitat para la Humanidad Guatemala

gcastro@habitatguate.org

 

Diana Reyes

Coordinadora de Comunicaciones

Hábitat para la Humanidad Guatemala

47406428
DReyes@habitatguate.org

Vivienda Híbrida de don Juanito

“Mi nombre es Juan José Cruz y estoy muy agradecido por la ayuda”.

Vivienda Híbrida de don Juanito

Juan José Cruz, más conocido como Don Juanito, tiene 50 años y vive en San Agustín Acasaguastlán en el Departamento de El Progreso, Guatemala. Una de las mayores necesidades que presenta es contar con una vivienda digna, la cual le permita mejorar su calidad de vida. Juanito vive en una condición precaria. Sus escasos ingresos no le permiten progresar y tener acceso a servicios básicos como lo es la vivienda, el sanitario y el acceso a agua limpia. Lamentablemente, Juanito vive solo. Hace un año falleció su mamá, quien era parte fundamental en su vida.

Don Juanito conoció a Hábitat para la Humanidad Guatemala, a través del Programa de Apoyo a la Extrema Pobreza -PAEP-. Específicamente se le apoyó con la colocación de pisos de concreto y todos los colaboradores trabajaron junto a él en la construcción de dicho proyecto. Sin embargo, las paredes de su casa corrían el riesgo de caerse, pues estaban sostenidas por unos trozos de madera. Entonces se decidió beneficiar a don Juanito con una vivienda híbrida para que tuviera un espacio digno para vivir.

“Mi casa, mi casita, era de bahareque de palma. Hubo un techo que tenía adobe y un techo de bahareque. Pero todo se me arruinó y no hallaba cómo repararla. Pero al fin de tanto Hábitat se puso a sus órdenes con esa ayuda de componerme mi hogar y hoy con la ayuda de ustedes, con la ayuda de Dios, la tengo aquí”.

Juanito se siente agradecido por la ayuda brindada en la construcción de la nueva vivienda, pero también por el apoyo durante la pérdida de su madre. Él subsiste de trabajos de agricultura principalmente, y trabajos de construcción esporádicamente. Siempre está dispuesto a apoyar en lo que se le pida.

“Estaba sufriendo por un hogar que no tenía cómo componerlo gracias a ustedes por su amistad, su cariño que me han tomado y creo que lo van a seguir teniendo conmigo. Yo también, como ustedes. Me recuerdo cuando yo tenía en mi casita de palma la de bahareque y todo eso, no hallaba cómo arreglarlo. Pero ustedes se hicieron presente en el momento difícil, no solo con mi casa, también con mi mamá”.

Desde 1979, Hábitat para la Humanidad Guatemala ha impactado a más de 143,000 familias con viviendas dignas. Se han realizado más de 22,000 mejoras constructivas y más de 66,000 familias han sido beneficiadas con el Programa de Apoyo a la Extrema Pobreza.

“Hábitat es una institución que cubre todo Guatemala, todo el mundo, a todas aquellas familias que están muy necesitadas de vivienda. Y hay familias que no tienen cómo tener una casa como la voy a tener yo. Sí, gracias a ustedes, no tengo cómo pagarles, esa ayuda que vinieron a darme, viene muy bien y espero en Dios que sigamos adelante. Y espero en Dios que los acompañe en sus caminos a ustedes también”.

Conoce  más sobre la historia de don Juanito aquí ⬇️

 

 

Salud y economía en el hogar

Josefina, madre de dos hijos, Axel y Dayana vive en la comunidad de Ciénaga Grande, Sololá. Ella se preocupa por su casa mientras su esposo, Dani, está trabajando en una granja cerca del lugar.

Sin embargo, como la mayoría de las mujeres en Guatemala, Josefina ha utilizado una estufa ineficaz y peligrosa durante décadas. Cuando se le preguntó acerca de su estufa anterior, ella recuerda los muchos problemas con su construcción. “Nuestra vieja estufa estaba torcida y por eso el humo inundaba la casa, y era imposible ventilar las habitaciones cuando eso sucedía». “La estufa siempre afecto nuestra salud; no podíamos respirar dentro de nuestra casa».

Después de recibir materiales para construir una nueva estufa, la familia de Josefina ha sido testigo de varios cambios económicos y de salud positivos. “Desde que construimos la estufa, se ha reducido el pago de la leña. Ahora, solo necesitamos un poco para calentar toda la parrilla y cocinar nuestra comida. Podemos poner tres o cuatro cacerolas encima y cocinar para toda la familia. Por cada dos trozos de madera, son cuatro ollas de comida para toda la familia».

Josefina también señala que el Filtro Purificador para Agua y la Letrina han contribuido a un cambio de rutina. En lugar de hervir el agua, puede acceder fácilmente a la misma, sin preocuparse de enfermedades gastrointestinales. También está satisfecha con la letrina de su familia, “desde que construimos la letrina, nos sentimos más felices y más limpios. El aire es puro y tenemos un espacio privado donde antes no había uno», nos indica.

“Lo pasamos muy bien compartiendo con los voluntarios, trabajamos juntos, almorzamos y tomamos fotos. A todos ellos les agradecemos su apoyo y les deseamos lo mejor”.

 

Salud y Seguridad por un hogar

Rogelio, y sus siete hijos Lucinda, Danilo, Daniel, Mateo, Byron, Carolina y la bebé Paola, son los dueños de un nueva Casa Híbrida en la comunidad de Chelam, San Sebastián, Huehuetenango.

La esposa de Rogelio murió hace unos meses, y ahora Rogelio está cuidando a sus seis hijos, mientras trabaja en el campo o en diferentes trabajos diurnos que encuentra en las comunidades cercanas.

Rogelio y su familia solían vivir en una pequeña casa construida con bloques de adobe y madera con planta baja, que ahora sirve como cocina”, dice Rogelio.

Rogelio nos comenta: “Me siento muy agradecido por nuestro hogar, permanecerá en el tiempo para mis hijos y las próximas generaciones como un recordatorio en honor a su madre. Para mí, esta casa es como una madre para ellos y para mí. Una madre que nos cuida, sé que estamos a salvo, en cuanto entramos nos protege de la lluvia, del viento”.

Las viviendas Híbridas, son casas de dos habitaciones, se construye de materiales tradicionales como bloques de adobe, bloques de cemento y madera.

La vivienda está parcialmente subsidiada, lo que significa que la familia contribuyó con materiales y proporcionen mano de obra como la preparación de bloques de adobe, entre otras tareas.

Como parte del Programa de casas híbridas, la familia también recibió reciben una Letrina y una Estufa Mejorada. Esto les ayuda a mejorar su salud brindándoles acceso a saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo.

La esposa de Rogelio solía cocinar a fuego abierto en el piso, haciendo que el humo se quedara dentro de su casa. “¡Nuestra nueva estufa es perfecta! Me siento orgulloso de todos los productos, ahora el humo sale de la casa”, dice Rogelio.

Cuando se le pregunta cuál es su parte favorita de la casa, sonríe y responde; “Nos encanta todo de nuestra casa, disfrutamos pasar tiempo juntos y escuchar música”. Rogelio termina compartiendo un mensaje con los donantes, “Que todos reciban nuestro saludo. Estoy agradecido con Dios y ustedes por proporcionarnos nuestra casa. ¡Que Dios los bendiga!

Una vivienda y el Kit Saludable son lo mejor que nos pasó.

María, y sus cuatro hijos, Aura, Haroldo, Santos y el bebé Omar, son los dueños de una nueva Casa Híbrida en la comunidad de Chelam, San Sebastián, Huehuetenango. María es madre soltera, que teje ropas tradicionales para luego venderlas en el mercado durante los días de mercado.

Antes de asociarse con Home for a Home y Hábitat Guatemala, la familia de María solía vivir en la casa de sus padres, en una pequeña habitación construida con bloques de adobe, madera y piso de tierra. Esa casa también la compartía con más de siete familiares.

María nos comenta, “Me siento feliz de tener casa propia, ahora podemos hacer lo que queremos, también tenemos más espacio; nos sentimos seguros y contentos con eso”.

La familia también recibió una Letrina y una Estufa Mejorada, lo que les ayuda mejorar su salud a través del saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo. María solía cocinar a fuego abierto en el suelo. La nueva Estufa mejorará la salud de la familia, ya que el humo ya no estará dentro de la vivienda.

Anteriormente, la familia no tenía letrina y sus necesidades las hacían al aire libre en el bosque, ahora, que tienen un lugar seguro e higiénico para sus necesidades básicas.

María termina compartiendo un mensaje con nuestros donantes, “¡Gracias por brindarnos nuestra casa! ¡Me siento feliz que Dios los bendiga!”