Salud y economía en el hogar

Josefina, madre de dos hijos, Axel y Dayana vive en la comunidad de Ciénaga Grande, Sololá. Ella se preocupa por su casa mientras su esposo, Dani, está trabajando en una granja cerca del lugar.

Sin embargo, como la mayoría de las mujeres en Guatemala, Josefina ha utilizado una estufa ineficaz y peligrosa durante décadas. Cuando se le preguntó acerca de su estufa anterior, ella recuerda los muchos problemas con su construcción. “Nuestra vieja estufa estaba torcida y por eso el humo inundaba la casa, y era imposible ventilar las habitaciones cuando eso sucedía». “La estufa siempre afecto nuestra salud; no podíamos respirar dentro de nuestra casa».

Después de recibir materiales para construir una nueva estufa, la familia de Josefina ha sido testigo de varios cambios económicos y de salud positivos. “Desde que construimos la estufa, se ha reducido el pago de la leña. Ahora, solo necesitamos un poco para calentar toda la parrilla y cocinar nuestra comida. Podemos poner tres o cuatro cacerolas encima y cocinar para toda la familia. Por cada dos trozos de madera, son cuatro ollas de comida para toda la familia».

Josefina también señala que el Filtro Purificador para Agua y la Letrina han contribuido a un cambio de rutina. En lugar de hervir el agua, puede acceder fácilmente a la misma, sin preocuparse de enfermedades gastrointestinales. También está satisfecha con la letrina de su familia, “desde que construimos la letrina, nos sentimos más felices y más limpios. El aire es puro y tenemos un espacio privado donde antes no había uno», nos indica.

“Lo pasamos muy bien compartiendo con los voluntarios, trabajamos juntos, almorzamos y tomamos fotos. A todos ellos les agradecemos su apoyo y les deseamos lo mejor”.

 

Salud y Seguridad por un hogar

Rogelio, y sus siete hijos Lucinda, Danilo, Daniel, Mateo, Byron, Carolina y la bebé Paola, son los dueños de un nueva Casa Híbrida en la comunidad de Chelam, San Sebastián, Huehuetenango.

La esposa de Rogelio murió hace unos meses, y ahora Rogelio está cuidando a sus seis hijos, mientras trabaja en el campo o en diferentes trabajos diurnos que encuentra en las comunidades cercanas.

Rogelio y su familia solían vivir en una pequeña casa construida con bloques de adobe y madera con planta baja, que ahora sirve como cocina”, dice Rogelio.

Rogelio nos comenta: “Me siento muy agradecido por nuestro hogar, permanecerá en el tiempo para mis hijos y las próximas generaciones como un recordatorio en honor a su madre. Para mí, esta casa es como una madre para ellos y para mí. Una madre que nos cuida, sé que estamos a salvo, en cuanto entramos nos protege de la lluvia, del viento”.

Las viviendas Híbridas, son casas de dos habitaciones, se construye de materiales tradicionales como bloques de adobe, bloques de cemento y madera.

La vivienda está parcialmente subsidiada, lo que significa que la familia contribuyó con materiales y proporcionen mano de obra como la preparación de bloques de adobe, entre otras tareas.

Como parte del Programa de casas híbridas, la familia también recibió reciben una Letrina y una Estufa Mejorada. Esto les ayuda a mejorar su salud brindándoles acceso a saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo.

La esposa de Rogelio solía cocinar a fuego abierto en el piso, haciendo que el humo se quedara dentro de su casa. “¡Nuestra nueva estufa es perfecta! Me siento orgulloso de todos los productos, ahora el humo sale de la casa”, dice Rogelio.

Cuando se le pregunta cuál es su parte favorita de la casa, sonríe y responde; “Nos encanta todo de nuestra casa, disfrutamos pasar tiempo juntos y escuchar música”. Rogelio termina compartiendo un mensaje con los donantes, “Que todos reciban nuestro saludo. Estoy agradecido con Dios y ustedes por proporcionarnos nuestra casa. ¡Que Dios los bendiga!

Una vivienda y el Kit Saludable son lo mejor que nos pasó.

María, y sus cuatro hijos, Aura, Haroldo, Santos y el bebé Omar, son los dueños de una nueva Casa Híbrida en la comunidad de Chelam, San Sebastián, Huehuetenango. María es madre soltera, que teje ropas tradicionales para luego venderlas en el mercado durante los días de mercado.

Antes de asociarse con Home for a Home y Hábitat Guatemala, la familia de María solía vivir en la casa de sus padres, en una pequeña habitación construida con bloques de adobe, madera y piso de tierra. Esa casa también la compartía con más de siete familiares.

María nos comenta, “Me siento feliz de tener casa propia, ahora podemos hacer lo que queremos, también tenemos más espacio; nos sentimos seguros y contentos con eso”.

La familia también recibió una Letrina y una Estufa Mejorada, lo que les ayuda mejorar su salud a través del saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo. María solía cocinar a fuego abierto en el suelo. La nueva Estufa mejorará la salud de la familia, ya que el humo ya no estará dentro de la vivienda.

Anteriormente, la familia no tenía letrina y sus necesidades las hacían al aire libre en el bosque, ahora, que tienen un lugar seguro e higiénico para sus necesidades básicas.

María termina compartiendo un mensaje con nuestros donantes, “¡Gracias por brindarnos nuestra casa! ¡Me siento feliz que Dios los bendiga!”

Una vivienda ha hecho la diferencia en nuestra vida

Santa Florencia, su esposo Alfredo y sus siete hijos, son los propietarios de una nueva Casa Híbrida en la comunidad de Aldea Panyebar, San Juan la Laguna, Sololá.

Alfredo trabaja en el campo, mientras que Santa cuida de sus 7 hijos en su vivienda.

La familia solía vivir en una pequeña casa construida con láminas de metal corrugado y madera con planta baja. “Desde que nos casamos, hemos vivido así durante más de 15 años, mis hijos crecen así. Siempre esperaba una casa adecuada para mis hijos. Ahora es una realidad”. – menciona a Santa.

“¡Estamos muy contentos! Ahora, todos mis hijos están a salvo, se sienten felices. Agradecemos a Dios por esta oportunidad. Ahora ya no sentimos frío durante la noche, nos sentimos más mejor y la casa es cálida”.

Como parte de los programas de casas híbridas, las familias también reciben una Letrina y una Estufa mejorada. Lo que les ayuda a mejorar su salud brindándoles acceso a un saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo. Santa solía cocinar a fuego abierto en el piso, lo que hacía que el humo se quedara dentro de su casa. “Nuestros productos nos han ayudado a mejorar de muchas maneras, no más humo dentro de nuestra cocina, el agua sabe bien y la letrina está en mejores condiciones”. dice Santa.

En el caso de Santa es gracias a la alianza de Hábitat Guatemala y Home for a Home que la solución de viviendas híbridas es una realidad para su familia, la misma es una vivienda de dos habitaciones construida con una mezcla de materiales tradicionales: bloques de adobe, bloques de cemento y madera. La cual está parcialmente subsidiada, lo que significa que se solicita a las familias beneficiarias que contribuyan con materiales y con mano de obra no calificada, así como con la preparación de bloques de adobe, entre otras tareas.

“Gracias a todos por su apoyo, todos los días le pido a Dios que siga bendiciendolos a ustedes y a su familia”.

Un nuevo hogar, una vida más saludable

Christian, su esposa Claudia y su hijo Zedd Alessio, están viviendo en su nueva casa Hábitat en Cerro de Oro, Santiago Atitlán, Sololá. Christian trabaja como albañil, mientras que Claudia se queda en casa y teje ropa típica.

La familia solía vivir en una casa de una habitación construida con tallos de maíz, madera y piso de tierra, por lo que siempre que llovía el agua se filtraba y se hacía lodo en la habitación.

Hábitat Guatemala con el apoyo de Hope and Healing, Hábitat Canadá, y ADISA, la familia recibió una nueva vivienda, una Estufa Mejorada, un baño y un Filtro Purificador para Agua. Estas soluciones le brindan a la familia un hogar permanente, seguro, ambientes libres de humo y con acceso a un saneamiento adecuado.

La familia se siente feliz y motivada por ser parte de este proyecto que les ayudará a mejorar su calidad de vida.  Cuando les preguntamos cómo se sienten con su nueva vivienda, la familia nos comenta: “Esta casa es una bendición para nosotros. Queremos agradecer a todos los involucrados. Ya no sentimos frío en nuestra casa, el agua ya no se entra, ni hay lodo”. Claudia agrega: “La casa es tan bonita y limpia. Todo es perfecto.»

Respecto a su estufa, Claudia comparte que solía cocinar a fuego abierto en el piso, lo que les provocaba enfermedades respiratorias y ojos rojos. Con su nueva estufa, ya no tiene que arrodillarse para cocinar y no tiene que soportar el humo. Están ahorrando dinero ya que la estufa consume menos leña.

Les gusta su nuevo baño: «Ahora es más cómodo y ya no tenemos que compartirlo con nuestra gran familia». La familia está contenta con el Filtro Purificador para Agua, ya que es seguro, fácil de usar y previene enfermedades. Antes hervían agua o la bebía directamente del fregadero, provocando enfermedades diarreicas que impactaban significativamente en la salud de Zedd.

Una vivienda que cambió nuestra vida

Vilma, su esposo, José Luis y sus tres hijos, Alfredo, Yordy y Stephany son los dueños de una nueva Casa Híbrida en la comunidad de Chuatzam, Santa Lucía Utatlán, Sololá. José Luis trabaja en el campo, mientras Vilma se queda en casa cuidando a los niños.

Nuestra solución Vivienda Híbrida es una casa de dos habitaciones construida con una mezcla de materiales tradicionales: bloques de adobe, bloques de cemento y madera. Esta solución está parcialmente subsidiada, lo que significa que se solicita a las familias que contribuyan con algunos costos y un poco de mano de obra no calificada entre otras tareas.

Antes de asociarse con  Hábitat Guatemala y Home for a Home, la familia de Vilma solía vivir en una pequeña habitación construida con láminas de metal corrugado y madera. “Esa habitación pertenecía a mi hermana, no teníamos casa. Era un sueño nuestro construir o tener nuestra propia casa. Mis hijos se enfermaron durante la temporada de lluvias, porque el agua se filtraba y hacía mucho frío”. – menciona Vilma.

Cuando se le pregunta cómo se siente con respecto a su nuevo hogar, Vilma responde: “Feliz, estamos felices y agradecidos. Ahora vivimos mejor, no más agua, ni frío dentro de nuestra casa. Mis hijos están a salvo y tienen un lugar adecuado para jugar”.

Como parte de los programas de casas híbridas, las familias también reciben un Filtro Purificador para Agua, una Letrina y una Estufa Mejorada. Esto les ayuda a mejorar su salud brindándoles acceso a un saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo. Antes solía cocinar a fuego abierto, en el piso, lo que hacía que el humo se quedara dentro de la habitación. “El Filtro Purificador para agua ha sido de gran ayuda; ¡Ya no tenemos que comprar ni hervir agua! La estufa ahorra leña y se calienta rápidamente. Y la letrina es muy cómoda”, dice Vilma.

Vilma termina compartiendo un mensaje con los donantes, Gracias por su apoyo y por brindarnos esta casa. ¡Que Dios los provea y lo devuelva! Ahora, mis hijos tienen un espacio seguro para crecer”.

Un nuevo hogar y más salud para la familia.

Lucas, su esposa, Mercedes y sus 8 hijos, Gladys, Claraluz, Giovanni, Mynor, Lucrecia y Lucas, Rosibel y Marvin son los dueños de una Casa Híbrida en la comunidad de Chipó, San Lucas Antonio Palopó, Sololá.  Lucas se dedica a la agricultura, mientras Mercedes vende diferentes hierbas en el mercado.

La familia solía vivir en una habitación construida de adobe, madera y pisos de tierra. “El techo también estaba en malas condiciones. Cuando llovía el agua se filtraba y teníamos que buscar cosas para tapar a los niños porque se iban a enfermar”, dice Mercedes.

La vivienda Híbrida es una vivienda de dos habitaciones construida con una mezcla de materiales tradicionales: bloques de adobe, bloques de cemento y madera. Esta solución está parcialmente subsidiada.

 

Como parte del Programa de Viviendas Híbridas, las familias también

reciben una Letrina, un Filtro para Purificar Agua y una Estufa mejorada, estos productos mejoran su salud brindándoles acceso a un saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo. Mercedes nos comenta como solía cocinar: “Yo cocinaba en el piso, el humo me daba dolores de cabeza y enrojecimiento de los ojos. Ahora, es completamente diferente con mi nueva estufa. Ya no tengo que estar de rodillas para cocinar. Cocinamos con menos leña y el humo sale de la casa”, nos indica Mercedes.

Anteriormente, la familia no tenía letrina y tenía que ir al bosque. Ahora, que tienen un lugar seguro e higiénico para sus necesidades básicas. Tanto Lucas como Mercedes terminan compartiendo un mensaje con los donantes, “¡Muchas gracias! Estamos muy contentos con nuestra casa, nuestros hijos tienen suficiente espacio para dormir y todos dormimos tranquilos, nos sentimos muy felices y agradecidos. Ahora, el agua ya no gotea cuando llueve y ya no tenemos miedo de la lluvia y el frío”.

El Proyecto nos cambió la vida

María es madre de cinco hijos, Marco, Magda, Modesto, Alex y Marisol que viven en la comunidad de Chelam, San Sebastián, Departamento de Huehuetenango.

María nos comenta que solía cocinar a fuego abierto, por lo que consumía mucha leña y el humo afectaba la salud de toda la familia. También, nos explica que su vivienda era una habitación hecha de adobe, piso de tierra y un techo de lámina que tenía varias goteras, y lo único que los separaba de la cocina era un nylon.

Gracias a la alianza con Home for a Home, la familia Gregorio recibió una habitación adecuada para descansar, una Estufa Mejorada y una Letrina, que les brinda un saneamiento adecuado y un ambiente libre de humo.

“Nuestras condiciones de vida son muy distintas ahora, ya no sentimos frío y la lluvia ya no gotea en nuestra habitación, además usamos menos leña, y se pueden cocinar varias cosas al mismo tiempo, no tenemos humo adentro y nos sentimos seguros y cómodos con nuestra nueva letrina” comenta doña María.