La vivienda mejora la vida.

Don Mariano y su esposa, Martina, son los nuevos orgullosos dueños de una Casa Hábitat Viven con dos de sus hijos, Odilia y Roberto, su esposa Julia y su bebé Josselyn. Mariano trabaja en agricultura. Roberto trabaja en un departamento diferente, Petén, mientras que las ellas se quedan en casa.

Antes de asociarse con Hábitat para la Humanidad Guatemala para construir su casa, la familia solía vivir en frente, que ahora funciona como cocina. Fue construido con bloques de adobe y piso de tierra. “Antes éramos siete personas durmiendo en una sola habitación, vivimos así durante casi 23 años”, dice Martina.

Ella formó parte del Programa de Estufas Mejoradas, y uno de los promotores locales le habló sobre la posibilidad de construir una casa más segura. Estaban muy interesados, pero en ese momento no era posible económicamente. Tres años después, decidieron que era hora de construir una casa para ellos. Decidieron visitar la oficina en Panajachel, y comenzaron con el proceso.

Cuando les preguntamos cómo se sienten en su nuevo hogar, Martina sonríe y responde: “¡Estamos encantados, felices y agradecidos con nuestra casa! Al principio tenía miedo, porque no sé escribir ni leer, y mi español no es muy bueno, pero Hábitat Guatemala nos proporcionó toda la información y nos acompañó durante todo el proceso”.

“Es completamente diferente a tener nuestra casa con piso de cemento y lindas paredes, es una gran mejora para nosotros como familia. Amamos toda la casa, amamos el diseño, nuestras habitaciones, ¡todo!”

Martina nos cuenta “esta pandemia nos ha golpeado fuerte en lo económico, nuestro hijo Roberto está trabajando en Petén y hace cinco meses que no ha podido venir a visitarnos, y ver crecer a su hija, porque es difícil pagar el transporte “. En cuanto a los estudios, Odilia ha estado estudiando desde casa, pero a Martina le ha costado mucho, por su escasa educación. Es posible que Odilia necesite repetir su año escolar, porque puede ser una mejor manera de aprender mejor. Pero tener la casa les ha beneficiado ya que no se han enfermado, y cuentan con espacio cómodo para quedarse y pasar tiempo juntos.

 

“Los voluntarios eran gente maravillosa, disfrutamos mucho pasar tiempo con ellos y construir nuestra casa juntos, los extrañamos mucho cuando se fueron. Ahora son parte de nuestra familia. Estamos agradecidos y conmovidos de conocer a personas del exterior que vinieron a ayudarnos aún más que las personas de nuestro propio país, saber que dejaron a su familia y amigos para construir con nosotros y trabajar tan duro, ¡es realmente admirable! les deseamos que todos estén bien.

¡Que Dios los bendiga! Maltiox “.