Gran Rifa Nacional “Higiene es Salud”

Este 2020 ha sido un año de desafíos y en Hábitat para la Humanidad Guatemala no descansamos ni esperamos a que todo pase. Al contrario, con el afán de seguir beneficiando familias a nivel nacional hemos lanzado nuestra iniciativa de recaudación Nacional Rifa Nacional Higiene es Salud.
Con esta iniciativa beneficiaremos a 2040 personas a nivel nacional con productos del Kit Saludable, con lo cual mejoramos la calidad de vida de cada una de las personas y sus familias.
El valor del número es de Q 10.00 y puedes ayudar adquiriendolo en todas las oficinas Hábitat en el país, en las agencias de Bantrab, en las ferreterías Didelasa, en los restaurantes El Chinito Veloz y en las ferreterías ConstruRed.
O si deseas comprarlo en línea.

Gracias por tu donación

Durante los meses de abril, mayo y junio, recibimos donaciones de empresas y personas que creyeron en nuestra Institución apoyando la Campaña Alimentos del Corazón.

Ahora nos toca agradecer las muestras de solidaridad de cada uno, ya que sin su aporte no hubiera sido posible que la ayuda llegara a manos de las familias que realmente lo necesitan.   Te invitamos a conocer nuestros proyectos y a donar para seguir beneficiando a más personas en el país.  https://www.habitatguate.org/donaciones-habitat/

 

Gracias en nombre de Hábitat Guatemala y de cada una de las 850 familias beneficiadas en 27 comunidades de 15 departamentos.

 

 

Entrega de los primeros 100 kits de alimentos

En Hábitat seguimos trabajando para apoyar a las familias más vulnerables ante el COVID-19, por medio de nuestra campaña Alimentos del Corazón estaremos beneficiando a más de 2 mil familias en las comunidades de nuestro país.

En respuesta a ello y gracias al apoyo de empresas, hace 15 días se entregó 250 kits de alimentos a familias de El Rejón, Chimaltenango y en Santo Domingo Xenacoj, Sacatepéquez.

Hoy 27 de mayo, se entregaron 100 kits de alimentos y salud, en 10 comunidades de San Lucas Tolimán, Sololá.

El Kit Alimentos del corazón contiene: harina de maíz, frijol, azúcar, atol, arroz, pasta, aceite, sal, sopas de sobre, 6 mascarillas y dos botes de gel antibacterial.

Esto ha sido posible gracias al apoyo de donantes nacionales e internacionales, personas individuales, colegios y organizaciones que se sumaron a la causa.

En Hábitat estamos comprometidos en seguir buscando el camino para transformar la calidad de vida de los guatemaltecos y ayudarlos a enfrentar esta crisis que nos ha dejado el COVID-19. Es momento de unirnos y cuidar la salud, la vida y la seguridad de las comunidades.

El Impacto del COVID-19 en Guatemala

Mario Joaquín López nuestro Coordinador de Proyectos Especiales,  explica el impacto del COVID-19 en Guatemala  y nuestra respuesta al mismo. En Guatemala se registraron 3,954 casos confirmados, 289 casos de personas que se recuperaron y 63 muertes hasta el momento de la redacción de esta publicación (27 de mayo 2020). Si consideramos que la población de Guatemala es de aproximadamente 15 millones de personas, la cantidad de casos es relativamente baja en comparación con otros países de América Central[1]. Sin embargo, según la Organización Panamericana de la salud (OPS), las próximas semanas podría observarse un incremento en la cantidad de personas infectadas y muertes en toda América Latina. Esto dependerá en gran medida de las reglamentaciones que adopte cada país[2].

Si bien el sistema de salud de Guatemala es débil y la cobertura es escasa[3], durante las últimas semanas el gobierno adoptó medidas específicas para enfrentar la pandemia. Se implementó una cuarentena desde el 16 de marzo, se cerraron las fronteras marítimas, terrestres y aéreas, se estableció un toque de queda, se restringieron los viajes entre departamentos (áreas geográficas similares a los estados), se suspendió el transporte público y se cerraron los centros comerciales (salvo las actividades económicas vinculadas a los productos esenciales). Estas medidas, sumadas a la apertura de hospitales provisorios en diferentes puntos del país, pretenden reducir la propagación del virus, que aún no tiene cura y genera una enorme incertidumbre con respecto al futuro.

La suspensión del trabajo y la recomendación de quedarse en casa en un contexto en el que la mayor parte de los empleos (70 por ciento) son informales, más de tres de cada cinco personas (61,6 por ciento) viven en situación de pobreza, prácticamente una de cada cuatro personas (23 por ciento) vive en situación de pobreza extrema[4] y la mitad de los niños (50 por ciento) sufren desnutrición crónica[5] han afectado a las familias de varias maneras[6].

La situación de las familias que hoy viven en estado de pobreza pasará a ser extrema. Una infinidad de familias se quedarán sin su medio de vida y no podrán enfrentar el costo de los servicios básicos. La seguridad alimentaria de muchos estará en riesgo, y, en zonas de climas vulnerables, los efectos de la sequía harán que sea imposible cultivar para vivir[7].

En la actualidad, el gobierno está brindando asistencia a 200.000 familias[8], proporcionando alimentos y vales de dinero durante tres meses, lo cual podría beneficiar a 1,2 millones de personas. Sin embargo, esta cobertura subestima que son 3,4 millones las personas que viven en situación de pobreza extrema. Además, una gran parte de esta población vulnerable vive en zonas rurales remotas en las que no podrán mantener su medio de vida ni tendrán acceso al apoyo del gobierno.

De este contexto surge la intención de Hábitat para la Humanidad Guatemala de colaborar con las familias y comunidades de regiones vulnerables. A través de una red de donantes nacionales e internacionales, Hábitat está recaudando fondos para ayudar a quienes más lo necesitan, en tres etapas.

La primera involucrará trabajos de respuesta junto a nuestra red de líderes comunitarios y voluntarios de zonas rurales, para identificar a las familias que necesitan ayuda. Esta etapa incluirá la provisión de artículos básicos que cubrirán el déficit de alimentos durante un mes. También se distribuirán kits de higiene para prevenir la propagación del virus y garantizar la salud y la higiene en las casas durante varios meses. Se les asignarán vales de dinero a las familias para que puedan cubrir los costos de servicios básicos (agua potable, energía eléctrica, recolección de residuos, alquiler). Este proceso se implementará conjuntamente con campañas públicas y programas de promoción para evitar el contagio y fomentar hábitos de salud en los hogares, mediante material visual y audiovisual en las lenguas locales.

La segunda etapa se enfocará en trabajos de recuperación, con el fin de fortalecer los medios de vida de muchas personas, por ejemplo, la cría de aves de corral, para garantizar el acceso a proteínas (carne y huevos). Esta etapa también incluye trabajos en las casas para asegurar el acceso al agua, sistemas de saneamiento adecuados y mejoras en las estructuras físicas de las construcciones.

La tercera etapa será de mitigación y se implementará a largo plazo. En este período se promoverá la construcción social de resiliencia, mediante capacitaciones regulares y el desarrollo de talleres para los líderes y las familias de la comunidad. En este proceso, se implementarán proyectos productivos sostenibles y permanentes, como jardines familiares.

Nuestro objetivo es llegar a más de 5.000 familias de zonas rurales remotas que no están recibiendo ayuda de otros programas. Sin embargo, para lograr esto aún se requieren fondos y la esperanza de que puedan reanudarse las actividades normales. Esto estará sujeto a que la cantidad de personas infectadas en las áreas rurales disminuya. Lo que ocurra con la tasa de infección durante las próximas semanas será decisivo para poder asistir a las familias que más están sufriendo la cuarentena.

cambiamos de imagen, no de esencia, somos Hábitat Guatemala

Cambiamos nuestra imagen y queremos reiterar el compromiso que tenemos con el país, las personas, las familias y con las comunidades para mejorar su calidad de vida.

Una nueva imagen que refuerza lo que somos y lo que hacemos. Somos una organización que vela para que todas las personas habiten en una vivienda digna, con más de 40 años de experiencia mejorando la calidad de vida de las familias, por medio de la construcción y mejoramiento de viviendas, así como programas de atención a la extrema pobreza, hemos atendido a más de 110 mil familias que se han beneficiado y asociado a Hábitat Guatemala.

Con este cambio resaltamos nuestra lucha por llegar a más del millón de personas beneficiadas con nuestros productos y servicios, asimismo queremos acentuar las características que hemos desarrollado durante nuestra trayectoria.

Como organización nos queda mucho por hacer, pero con el apoyo de voluntarios, empresas, donantes, proveedores, beneficiarios y colaboradores seguiremos sirviendo al país. Esperamos seguir brindando el apoyo a cada uno de los guatemaltecos y nos seguiremos esforzando para ser mejores cada día.

Empoderamos con vivienda.

Para quedarse en casa, hay que contar con una

La carencia de una vivienda es uno de los mayores problemas de las familias guatemaltecas, actualmente más de 1.6 millones de familias viven en condiciones inadecuadas en todo el país.

Frente a la pandemia del COVID-19, el mundo, depende de que todas las personas se queden en sus hogares para evitar la propagación de este virus, porque una vivienda digna produce un enorme beneficio social, más allá de nuestro anhelo por tener cuatro paredes que nos resguarde, la vivienda protege la salud de la familia, permite un desarrollo integral a cada uno de los integrantes, reduce la desnutrición crónica, mejora el rendimiento escolar de los niños e incide favorablemente en la permanencia y desempeño laboral.

Muchos de los guatemaltecos por el momento pasan la cuarentena y el toque de queda en su hogar pero que hay de aquellos que ¿no cuentan con acceso al agua y al saneamiento? ¿que no cuentan con un lugar adecuado en donde vivir? ¿que viven en condiciones de hacinamiento? En Guatemala son miles de personas que no cuentan con un servicio de agua potable y saneamiento, son miles de personas que habitan en asentamientos a la orilla de un basurero o bien de un barranco, son miles de familias que viven hacinadas y esas personas son las más vulnerables a contraer el virus, ya que a menudo sufren de múltiples problemas de salud y todos los días tiene que salir a trabajar para llevar comida a su familia y pagar la renta de donde viven.

El COVID-19 hasta el momento ha demostrado que con una vivienda adecuada se puede combatir el coronavirus. Es por ello que en Hábitat para la Humanidad buscamos que todas las familias en Guatemala sean propietarias de una vivienda digna, que por medio de nuestros productos como el Filtro Purificador tengan acceso a agua limpia y segura; y esto lo hemos logrado con créditos o microcréditos que las familias puedan pagar, ayudándolos con su economía.

En Hábitat estamos comprometidos en ayudar a las familias que necesitan una vivienda ya que garantizamos el acceso a una vivienda segura con un saneamiento adecuado que no solo protegerá la vida de las persona sin hogar, sino que ayudará a proteger a la población mundial a aplanar la curva del COVID.19

Empoderamos con vivienda.

Agua segura y saneamiento

El acceso a agua segura y servicios de saneamiento en Guatemala es un desafío que actualmente existe. En el 2017, el Ministerio de Medio Ambiente afirmó que el 95 por ciento de las fuentes de agua superficial en Guatemala se encentran contaminadas, debido a la falta de leyes del agua y una deficiente gestión de recursos.

El acceso limitado al agua potable afecta a las poblaciones más vulnerables del país que son los niños, produciéndoles enfermedades gastrointestinales y diarreas causando más de mil 100 muertes cada año.

En las zonas rurales de Guatemala, más de uno de cada cinco de la población no tiene acceso a ninguna fuente de agua, el resto de la población está sujeto a servicios intermitentes que carecen de calidad y cantidad.

Los cambios drásticos en el clima solo aumenta la escasez de agua afectado principalmente a las familias que viven en pobreza extrema, ya que son ellos los que carecen de recursos y capacidades para adaptarse adecuadamente ante eventos como las sequias, el estrés hídrico y la contaminación de las fuentes de agua superficial.

Los servicios de agua en Guatemala se encuentran principalmente en zonas urbanas debido a la migración interna, dejando poco menos del 46 por ciento de la población rural sin inversión pública; en términos de saneamiento, los municipios están proporcionando cada vez más conexiones de drenaje y sistemas de captación de aguas residuales, a pesar que la mayoría de agua no recibe el tratamiento adecuado y se vierte en aguas locales.

En las zonas rurales más del 30 por ciento de la población no tiene acceso a ningún tipo de servicios de saneamiento que afecte claramente su bienestar y calidad de vida.

En Hábitat para la Humanidad Guatemala hemos trabajado para abordar la problemática desde el 2011, ofrecemos soluciones que proporcionan estándares de calidad dentro de los hogares, como cantidad suficiente de agua potable y servicios de saneamiento adecuado.

Se ha implementado sistemas de recolección de agua de lluvia en zonas con condiciones climáticas vulnerables, con el fin de garantizar la calidad de agua potable, se han instalado filtro purificadores que separan las partículas y microorganismo como las bacterias, trabajando con una eficacia del 99.99 por ciento.

El filtro purificador garantiza el acceso a 18.5 litros de agua cada ocho horas, asimismo, reduce el gasto de los hogares a reducir la energía utilizada para hervir agua y la comprar agua embotelladas o en bolsas. A través de nuestro proceso de evaluación, ha sido evidente la disminución de enfermedades gastrointestinales se ha reducido, especialmente en niños.

Las soluciones implementadas para mejorar el saneamiento se ha diversificado para satisfacer diferentes necesidades como: letrinas ventiladas, letrinas fertilizantes y los sistemas de tratamiento de aguas negras pueden ayudar a eliminar la práctica de la defecación al aire libre y a conservar el recurso hídrico.

En Hábitat también se han apoyado a las familias con pilas y sumideros adecuados para el tratamiento de aguas grises, evitando la acumulación de aguas superficiales. Evaluaciones realizadas de campo, la introducción de un saneamiento adecuado disminuye las enfermedades gastrointestinales e infecciosas al reducir la propagación de contaminantes.

Desde el inicio del Programa de Hogares Saludables en el 2011, se han implementado hasta la fecha 34 mil 800 soluciones centradas en mejorar el acceso al agua y al saneamiento; más de 200 mil familias han sido beneficiadas, a través de proyectos subsidiados y donaciones, financiamiento y micro financiamientos, adaptados a las diversas realidades de las comunidades necesitadas.

En Hábitat para la Humanidad Guatemala continuamos trabajando en todo el país, nos hemos fijado la meta de apoyar a un millón de personas para el 2023, mediante la creación de nuevos productos pretendemos abordar no solo la falta de acceso de agua potable, sino también los diversos aspectos que rodean, proporcionado condiciones de vida adecuadas a la población.

Recomendaciones para prevenir el Coronavirus

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado la pandemia del coronavirus (COVID-19) como una emergencia de salud pública en diversos países afectados.

Es por ello que en los últimos días y semanas, se ha desplegado una ola de cierres y cancelaciones a medida que la pandemia de COVID-19 se extiende a 115 países y en Guatemala sube a 23 personas infectadas y más de mil personas en cuarentena.

Sabemos que muchos de los guatemaltecos viven en condiciones no aptas para una buena salud y son vulnerables ante esta crisis por lo cual es momento de unirnos, cuidarnos unos a otros demostrar el amor de Dios en acción y proteger al prójimo.

Nuestra prioridad en este momento es proteger a las personas y a las comunidades a las que servimos y para lograrlo, hemos tenido que llevar a cabo nuestras actividades por medio de llamas telefónicas, mensajes y redes sociales; y cuando sea el momento adecuado, el equipo de Hábitat para la Humanidad estará listo para acelerar una vez más nuestros esfuerzos, con mucha energía y compromiso renovado.

Te dejamos algunas recomendaciones para que podamos prevenir el COVID-1: