Entradas

XIII Feria de Voluntariado

XIII Feria de Voluntariado

Fuimos parte de la XIII Feria de Voluntariado “Es Tiempo de Manifestar tu Acción”, el pasado 14 de mayo en 4° Norte, organizado por Centro de Voluntariado Guatemalteco (CVG), con el apoyo de la Municipalidad Metropolitana, Imaginatorio Cooperative  y Voluntarios de las Naciones Unidas (VNU). Con el objetivo fomentar la responsabilidad social, convocamos a personas a involucrarse en nuestro equipo de voluntariado y así contribuir a la reducción del déficit habitacional del país.

Hábitat para la Humanidad promueve, coordina y articula un movimiento de voluntariado que genera conciencia acerca de las necesidades en las que se encuentran muchas familias de Guatemala. Además esta actividad nos llama a ser parte del desarrollo y a inspirar a otros al compromiso ciudadano donde cada persona preste sus manos en servicio de los más necesitados de una forma  activa.

Compartimos con organizaciones amigas como Fabrica de Sonrisas, Cruz Roja Guatemalteca, Mi Arca, Teletón entre otros.  Acompañados de presentaciones musicales, proyección  de cine, y “Open Mic” expresión artística a través del micrófono.

Tu puedes ser parte de nuestros voluntarios, nuestro país necesita personas comprometidas con nuestra sociedad, solo debes tener el deseo de apoyar de una forma directa en el desarrollo para las comunidades y mejorar la calidad de vida de las familias Guatemaltecas.

¡Involúcrate en construir sueños, viviendas, comunidades y esperanza!

Comunícate a los teléfonos 2339-2223 o 4740-4955, o escríbenos al correo electrónico:  voluntarios@www.habitatguate.org

Día Internacional de los Voluntarios 2015

Por tercer año consecutivo celebramos el Día Internacional de los Voluntarios (5 de diciembre), una fecha en la cual se reconocemos la importancia del trabajo voluntario en la construcción de comunidades. Este año, el Secretario General de Naciones Unidas, Ba Ki-moon indicó, “Hoy celebramos el poder del voluntariado. El voluntariado fomenta la creatividad, encuentra su fuerza en todo aquello que nos apasiona y nos pone en contacto con los que más nos necesitan”.

Es por esto, que en esta ocasión nos sumamos a la Semana Actívate, organizada por el Centro de Voluntariado Guatemalteco (CVG), con el objetivo de reconocer la labor de las organizaciones que fomentan y apoyan el trabajo voluntario de los guatemaltecos. Con la participación de Mi Arca, Fábrica de Sonrisas, AMG, Teletón y VNU; se llevaron diversas actividades de voluntariado y se finalizó con el Rally Voluntario en el Parque Erick Barrondo.

Junto a nuestros amigos de VNU, apoyamos en el remozamiento de la Escuela Naciones Unidas, ubicada en zona 1 de la Ciudad Capital. Los voluntarios pintaron las principales paredes, además de limpiar las áreas comunes, para darles una grata sorpresa en enero a los niños y niñas.

Además, la Coordinadora Residente del Sistema de Naciones Unidas, Valérie Julliand, agradeció el trabajo y dedicación de todos los voluntarios. También mostró el compromiso de seguir apoyando a la escuela con el apoyo de los voluntarios.

¡Agradecemos a todos los voluntarios que con sus manos y corazones siguen construyendo una mejor Guatemala!

DIV grupal

75 Mil Historias Únicas – Clara Cahuix

Foto 1Las Majadas es una comunidad ubicada en Quetzaltenango, en la cual la mayoría de familias aún viven bajo tradiciones antiguas, una de estas tradiciones es la cocina, una práctica que se caracteriza por realizar fogones dentro de la vivienda para la cocción de los alimentos. Dicha práctica pone en riesgo la salud de las familias, en especial, la de mujeres y niños, los cuales pasan más tiempo dentro de la vivienda, los padecimientos respiratorios y la ceguera parcial, son algunos de los problemas más recurrentes entre las personas que cocinan aún a fuego abierto.

Una de las familias que aún cocinaban a fuego abierto era la de Clara Cahuix, mejor conocida como la “abuela Clarita”, quien junto a su esposo Sebastián, realizaban tres viajes a la semana en busca de leña para cocinar, cada viaje duraba aproximadamente de dos a tres horas y cada uno cargaba hasta 40 libras de leña. La abuela Clarita recuerda que su madre le enseñó a  fabricar un “tetunte” para cocinar los alimentos, y durante 60 años esta fue la única forma en la que cocinó.

Alrededor del 70% de los hogares en el área rural de Guatemala aún cocinan a fuego abierto, lo cual afecta directamente a mujeres y niños.

Foto 2Hábitat para la Humanidad Guatemala intervino en la comunidad Las Majadas y apoyó a 27 familias por medio del Kit Saludable (Estufa mejorada, filtro de agua y letrina). Durante varios meses y con el apoyo de la comunidad, se construyeron estufas mejoradas que eliminan hasta el 99% del humo dentro de la cocina, además representa un ahorro en el consumo de leña, lo cual ha significado que la abuela Clarita y su esposo Sebastián realicen solo un viaje a la semana.

“Cambió mi vida, ya no tengo que ir tres veces por semana a traer leña, ya no me quemo las manos, mis rodillas ya no me duelen, estoy muy feliz y agradecida con esta ayuda que hemos recibido, que Dios se los pague porque nosotros no tenemos como hacerlo”, concluye Clarita.

Así como Clara Cahuix y su familia, existen miles de historias de personas que han mejorada su calidad de vida gracias a nuestros proyectos.

¡Sé parte de los voluntarios que con sus manos y corazones construyen una mejor Guatemala!

 

75 Mil Historias Únicas – Juliana Román

75K final azul-01

Foto 1Durante más de 12 años, Juliana Román y su esposo, alquilaron una vivienda en la aldea Palimonix, en Rabinal, Baja Verapaz. En ella vivieron junto a sus 6 hijos, a quienes mantenían con su trabajo como alfareros. Fueron muchas las dificultades que la familia Román atravesó, sin embargo, se les presentó la oportunidad de comprar un terreno para la construcción de su vivienda. Con el compromiso de todos los miembros de la familia, adquieren el terreno y logran cancelarlo en su totalidad, lamentablemente la felicidad de contar con su nuevo terreno se ve opacada cuando son desalojados de la vivienda que alquilaban.

foto 2Sin tener un lugar a donde mudarse, la familia Román encuentra una pequeña cueva cerca de su terreno y al no contar con los insumos necesarios para la construcción, toman la difícil decisión de vivir en ella. Durante 12 meses la familia encuentra en esta cueva, un lugar para resguardarse de las inclemencias del clima, sin embargo, son conscientes de lo vulnerables que son al vivir en este lugar.

 Una amiga de la familia, quien ya era parte de nuestro programa de vivienda, expone el caso de Juliana y familia a miembros de nuestro afiliado en Baja Verapaz y comités locales, los cuales se trasladan inmediatamente para verificar las condiciones en las que la familia Román se encontraba. Al percatarse la situación de la familia, se da inicio al proceso de construcción, el cual cuenta con el apoyo de más de 25 voluntarios, familiares y amigos, quienes en tiempo de récord concluyen la construcción.

Foto 3Ahora la familia Román cuenta con una vivienda adecuada, en la cual pueden desarrollarse, sabiendo que con su esfuerzo y trabajo diario, podrán seguir mejorando su calidad de vida. Por medio del trabajo de alfarería, reúnen mes a mes lo necesario para su vivienda, así como los estudios de los niños y jóvenes de la familia. En Hábitat trabajamos por las familias guatemaltecas que desean construir un mejor futuro.

¡Sé parte de los voluntarios que con sus manos y corazones construyen una mejor Guatemala!

Gracias al apoyo de:

Bienes1

18-50 negro-01

75 Mil Historias Únicas – Kleibert López

75K final azul-01

IMG_9478Luego de ser víctimas a causa de la falta de seguridad, Kleibert López y su esposa Guadalupe decidieron abandonar su vivienda para garantizar la integridad de sus tres hijas. La pequeña vivienda ubicada en la aldea San Juan del Obispo quedó atrás y la familia López se mudó a una pequeña habitación, en la cual padecieron durante un año a causa del poco espacio, la humedad y el frío.

Durante este año, la hija menor de Kleibert y Guadalupe enfermó de los pulmones a causa de la humedad que se acumulaba en la habitación que alquilaban, esto hizo que Kleibert buscara nuevos lugares para mudarse, pero sus posibilidades económicas no le permitían ocupar un lugar adecuado para él y su familia.

IMG_9458A pesar de todos lo problemas e inconvenientes, la familia López no perdía la esperanza de volver a habitar su vivienda, y esto se cumplió cuando voluntarios del Comité Local de San Juan del Obispo lo invitaron a una reunión. “Los miembros del Comité me invitaron a la reuniones, en las cuales se leía la palabra de Dios y luego nos explicaban sobre el proyecto de viviendas de Hábitat. Encontré esperanza y ellos me animaron a volver a nuestra propiedad, pues con su apoyo construiríamos un mejor hogar”, indica Kleibert.

La buena noticia llegó a las pocas semanas de la primera reunión de Kleibert con los miembros del Comité Local, su familia recibiría el apoyo necesario para la construcción de una nueva vivienda, más cómoda y segura. En tan solo cuatro semanas y con el apoyo de voluntarios extranjeros, la familia López regresó a su vivienda, pero ahora con las condiciones adecuadas para garantizar la seguridad y comodidad de todos.

IMG_9522Kleibert y su esposa son artesanos y su nueva vivienda les permitió colocar un taller para generar ingresos. Actualmente el negocio va muy bien, los esposos pueden realizar sus artesanías y luego venderlas en mercados y ferias, lo que les permite darles una mejor calidad de vida a sus hijas.

Así como Kleibert y su familia, son muchas las familias que reciben apoyo gracias al trabajo incansable de nuestros 174 comités locales, los cuales son conscientes de las necesidades de los guatemaltecos y trabajan para hacer realidad el sueño de contar con una vivienda adecuada.

IMG_9587

¡Sé parte de 75 Mil Historias Únicas!

Gracias al apoyo de:

Bienes118-50 negro-01

75 Mil Historias Únicas – Hember Mejia

75K final azul-01

Hember 1Para Hember Mejia y su esposa Ana Cuellar, cada día es una nueva oportunidad para brindarle una mejor calidad de vida a sus hijas. Desde muy temprano Hember con su caja para lustrar zapatos y Ana con su cubeta para la venta de bebidas, llegan al mercado Los Amates en Izabal. “Salimos a las 6 de la mañana con mi esposo, llegamos al mercado, preparamos las cajas de lustre, podemos a enfriar las aguas en las hieleras y esperamos a que lleguen los buses para subir a vender”, menciona Ana.

Durante mucho tiempo Hember trabajó para darle una mejor vivienda a su esposa y tres hijas, sin embargo, muchas personas menospreciaban su trabajo y se burlaban de su sueño, pero Hember con su esfuerzo y dedicación daba lo mejor por su familia.

Hember 13Lamentablemente, el esfuerzo y trabajo diario de Hember no le permitían adquirir una vivienda adecuada para su famila. Pero un día, recibieron la visita de representantes de Hábitat, quienes les dieron la noticia que la construcción de su vivienda dejaría de ser sueño para transformarse en realidad. En tan solo una semanas y con el trabajo arduo de toda la familia, la vivienda fue construida, recordando a la familia que el esfuerzo y trabajo tiene su recompensa.

Ahora las tres niñas de la familia disfrutan de su nueva casa, ya que les brinda seguridad y un lugar en el cual pueden estudiar, jugar y disfrutar junto a sus padres. Las tres hijas apoyan a su madre para mantener siempre la vivienda limpia y ordenada. “Me siento orgullosa de mis papás, porque son un ejemplo y nos han enseñado a trabajar muy duro para alcanzar nuestros sueños”, finaliza Ana, quien disfruta de su nueva vivienda junto a sus hermanas y papás.

La historia de Hember Mejia y su familia es un ejemplo de que con dedicación y esfuerzo, las familias guatemaltecas pueden mejorar su calidad de vida.

¡Sé parte de 75 Mil Historias Únicas!

Gracias al apoyo de:

Bienes1     18-50 negro-01

 

 

75 Mil Historias Únicas – María Pú Pú

75 Mil Web

Macalajau 8Todos los días antes de que amanezca, los pobladores de la aldea Macalajau, en el departamento de El Quiché, realizan un recorrido hacia el riachuelo que desciende de las montañas para recolectar agua. Lamentablemente, el pozo que se encuentra en la aldea, no se da a basto para que todas las familias cuenten con la cantidad necesaria de agua.

Tal es el caso de doña María Pú Pú, quien camina media hora para recoger agua del riachuelo, y en ocasiones es necesario realizar hasta tres viajes para contar con suficiente agua para cocinar, lavar ropa e higiene personal. “Hay días que cuando sale el soy ya no hay agua, aquí todos madrugamos para ser de los primeros en llegar, porque es agua limpia, ya después que otros llenan sus cántaros, el agua comienza a ponerse de un color café y un sabor feo”, indica doña María, quien agrega que cuando recoge agua café, debe colarla y hervirla para poderla beber, aunque eso no le quita el mal sabor.

Macalajau 4Así como doña María, existen muchos casos en la aldea Macalajau, por lo cual se inició el proyecto “Cosechadores de Agua”, con la finalidad de recolectar y almacenar agua de lluvia para que las familias cuenten con agua limpia en sus hogares y eviten recorrer grandes distancias en búsqueda del vital líquido. En 2014, se seleccionaron a 25 familias, las cuales bajo el principio de ayuda mutua, se involucraron en la construcción de estructuras que permitirían recolectar hasta 50 galones de agua.

Actualmente, solo se necesitan un par de horas de lluvia para que doña María almacene suficiente agua para el consumo de toda la familia, con esto puede lavar ropa, utensilios de cocina, higiene personal y lo más importante agua limpia para beber y cocinar.

Macalajau 10Además doña María y su familia son parte del proyecto de Huertos de Comunitarios y Familiares de Auto consumo, en el cual Hábitat junto a la organización chilena América Solidaria, les ofrece a los habitantes de Macalajau nuevas y mejores prácticas agrícolas, las cuales proveen vegetales frescos sin el uso de agroquímicos.

La vida de doña María y su familia ha cambiado por completo, ella puede cocinar sus alimentos de forma segura en su estufa mejorada, la cual fue proporcionada por Hábitat, asimismo, cocina los vegetales que ella misma cultiva en su huerto y enseña a sus nietos la importancia de lavarse las manos luego de utilizar la letrina que Hábitat construyo en su propiedad.

Así como doña María Pú Pú, existen miles de historias de guatemaltecos que han cambiado y mejorado su calidad de vida.

¡Sé parte de 75 Mil Historias Únicas!

Gracias al apoyo de:

Bienes1

18-50 negro-01