Cristina en un hogar saludable.

Cristina vive con su esposo, Pedro y sus 3 hijos, Sandra, Carlos y Liliana, en Chimaltenango. Mientras Pedro trabaja como agricultor, Cristina se ocupa de los niños y de las tareas del hogar.

Como parte del Programa de Kits Saludables de Hábitat para la Humanidad Guatemala, las familias reciben una estufa para ayudarles a mejorar su calidad de vida a través de mejorar la salud brindándoles un ambiente libre de humo.

“Solía ​​cocinar a fuego abierto, durante más de 7 años, lo que me provocaba enrojecimiento de los ojos y varias quemaduras en las manos” comenta Cristina. Cuando se enteró del proyecto a través de un miembro del comité local, no lo pensó dos veces y se inscribió en el programa.

 

Ella se siente satisfecha con su nueva estufa; “Me siento muy feliz con mi estufa, disfruto preparar mis tortillas y frijoles en ella. También ahorramos mucha leña”.

Cristina nos comenta sobre su experiencia con los voluntarios: “Fue un día divertido, trabajaron muy duro y llevaron todos los materiales para construir”. “¡Gracias por todo su apoyo! Nos sentimos agradecidos por nuestra estufa”.